Skip to: Content, Section Navigation, Search
Como sucede el robo de identidad

Como sucede el robo de identidad

El robo de identidad puede ocurrir de muchas maneras diferentes. He aquí algunas de las más frecuentes.

Hurgando en la basura

El ladrón busca en basureros, papeles que contengan información personal sin destruir y que se pueda usar o vender.

Robo de correo

Personas deshonestas pueden irrumpir en buzones de correo para obtener ofertas de crédito preaprobadas, estados de cuentas bancarias, planillas de impuestos o cheques preimpresos de bancos. También buscan sobres de pago de tarjetas de crédito que hayan sido dejados para su recolección por el cartero.

Robo de cartera o bolso

Las carteras y los bolsos robados usualmente contienen varias tarjetas de crédito y débito, además de otros tipos de documentación personal. Con acceso a estos artículos, el ladrón puede reunir suficiente información para obtener crédito bajo el nombre de la víctima, o vender la información a una banda de crimen organizado.

Fuentes internas

Los registros de personal, información de nómina, expedientes de seguros, números de cuenta o facturas de ventas son información privilegiada que, al caer en manos de un empleado deshonesto, pueden ser de gran ayuda para los ladrones de identidad.

Impostores

Muchas de las víctimas de robo de identidad cayeron en la trampa tendida por algún individuo que se hizo pasar fraudulentamente por alguien con una razón legítima y legal para acceder a la información personal de la víctima (por ejemplo, un arrendador o empleador en busca de información sobre referencias).

Datos por Internet

En el nivel más simple, los ladrones acceden a datos que los consumidores comparten a través de listas telefónicas, directorios, membresías, etc. Además, algunos ladrones compran información personal acerca de alguien (por ejemplo, nombre, dirección, números telefónicos, números de seguro social o fecha de nacimiento) de algún agente de corretaje en línea.

Documentos en la casa

Desafortunadamente, hay ladrones de identidad que acceden con pretextos legítimos a la casa de alguien y, por tanto, a información personal. Utilizan el trabajo doméstico, el cuidado de niños o de enfermos, la amistad o incluso el compartir cuarto o casa.